Que no salga gay

La semana pasada me decía un amigo, "los refugiados ya no son bienvenidos en Madrid, han quitado el cartel"... No me sorprendió en lo absoluto, y le dije, ¿Ya pusieron la bandera del orgullo gay?, si, una de colorines, creo que le había arruinado el chiste.

Autor: Barbara Helgason

Lo cierto, es que tampoco me sorprende que aún exista gente que quiera hacer un chiste fácil a costa de la sexualidad de otro, tristemente vivimos en un mundo cargado de complejos, odio y prejuicios.

Durante una temporada estarán viviendo mis suegros con nosotros, está siendo una experiencia bastante difícil, que entre otras cosas, me lleva a descubrir porqué hay tantos jóvenes con prejuicios sobre la sexualidad ajena actualmente.
Dia a dia observo a mis suegros hablar de forma negativa constantemente a los niños, pero el asunto se agrava cuando de mi niño se trata, cosas como hablar constantemente en negativo, llamarles groseros, recriminarles que están malcriados, que son sinvergüenzas, llamarles falta de respeto porque si, porque les parece y quieren encajarlo como sea en cualquier conversación porque es la percepción constante sobre los niños es la tónica diaria que me hace pedir a Dios, a la fuerza del universo, a la madre tierra, que sigan viviendo lejos.

Mi mensaje y continuo erre que erre de que en esta casa hablamos en positivo no ha calado o les ha resbalado, así que un día le pregunté directamente por qué eran incapaces de elogiar a los niños, de tratarlos como niños, de tener un discurso optimista, altruista, y por qué cada día seguían soltándole esa dolorosa retahíla de insultos a mis niños, su  respuesta fue desoladora, "será porque yo tuve cuatro machitos, y si les hablaba «flojito» me iban a salir gays..."

Abandoné el recinto, cosa que hago constantemente cuando entiendo que esa batalla está mas que perdida. Pedirle a una persona de casi ochenta años, que solo cree en su opinión, que no acepta críticas, que crió a sus hijos a base de un discurso machista, ofensivo, altisonante y con un ataque continuo a su comportamiento, para que no "saliesen gays" es perder el tiempo, mas cuando al ver las noticias de la triste y reciente  tragedia de Orlando, me espetó, que por culpa de esos radicales pagaban justos por pecadores.

¿Justos y pecadores?, pero señora, si todos eran inocentes, ¿O es que alguien merece la muerte por sentir por expresarse, por preferir algo diferente?...Tu ya me entiendes... No, no la entiendo, y me horroriza, porque una cosa es ser totalmente incapaz de ver a todos los seres humanos como lo que son por una vida triste llena de prejuicios y otra muy distinta, es creer que ese mal nacido, tenia razón en matar, pero lástima que mató algunos que no eran gays.

Los niños no "salen gays", los niños son niños y punto, luego en el camino irán decidiendo su sexualidad, o hablaran y nos dirán como se sienten, habrá el que sienta que nació en el cuerpo equivocado, habrá el que descubra durante una relación que le gusta y que no, otros lo tendrán clarísimo desde el primer momento.

Pero la sexualidad es un tema personal, privado, íntimo, y no es motivo de alarma que alguien que se sienta de un sexo diferente al que nació, o le guste su sexo pero le atraigan los del mismo género, lo exprese públicamente, porque es normal, y en algunas culturas indígenas ser gay, significa estar bendecido por tener la percepción de lo femenino y lo masculino al mismo tiempo.

Me gustaría decir paren el mundo que yo me bajo, pero no, porque tengo dos hijos y quiero un mundo justo para ellos, sus primos y sus amigos, para tus hijos, así que mo me bajo, y puede que aquí con estos señores no se pueda hacer nada al respecto, pero creo que aun hay mucho mundo por recorrer y yo puedo aportar mi granito de arena sembrando amor en el corazón de mis hijos,  y adornarlos con la chispa de la justicia y la igualdad.

El sábado se casaron mis vecinos,  hace un mes mi peluquero, y sentí tanto entusiasmo como cuando veo a cualquier otra pareja hacerlo.

Cuando salí embarazada me preguntaron, que quieres que sea, ¿niño o niña?, dije: "queremos que sea humano"... solo escuché risas, y me di cuenta que estaba rodeada de homo gilipollas erectus no sapiens, y por esa sub especie involucionada, estamos como estamos,  así que seguiré criando a mi hijo con amor y apego no para que no me salga gay, sino para que no resulte gilipollas.

Comentarios

  1. Vaya ideas más erróneas!! Y lo peor es que gente más jóven piensa igual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste y tal como dices muchos pierden su hogar, sufren de bullyng, acoso,porque se transmiten esas ideas a los jóvenes. Terrible

      Eliminar
  2. Me encanta tu artículo. Muchos amigos me han tildado de "pro-gay" (y me da igual que lo hagan) sólo porque digo que respeto a los gays. Además, admiro mucho a los que "salen del armario" porque es de valientes ir en contracorriente de una sociedad tan excluyente y machista. Cuándo será el día que no exista exclusión social por sexualidad, color de piel, nacionalidad, raza, índice de masa corporal... ¿Cuándo será el día que nos aceptemos por el simple hecho de que somos seres humanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el día esté mas cerca. Como dices no es ser pro gay, es ser pro humano, porque en la humanidad cabemos todos.

      Eliminar
  3. Cuanto camino por recorrer, y cuantas cosas que enseñar a nuestros pequeños, será difícil, pero tenemos que intentarlo no? Nunca se sabe y el que más habla tal vez es el que tendría que callar, la sociedad no esta preparada para convivir con seres humanos... Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es reina, falta mucho, tenemos exceso de prejuicios y falta de conocimientos o será mas bien ¿Empatía?... Esperemos que la situación no tarde mucho en cambiar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vestidos para las BBC de embarazo y lactancia

A tu mujer se le ven las tetas!!!!!