Los padres modernos y el porteo

Una de las compras menos afortunadas durante mi primer embarazo, es sin duda un "super carrito de bebé".  Elegimos uno de última generación, "de los buenos", todo terreno porque tenemos perro e íbamos a pasear mucho en familia.  Vamos que somos padres modernos y el porteo era como una anécdota, casi un chiste. ¿Quién en su sano juicio hoy en día portea?, esa era una de nuestras opiniones antes de conocer esta técnica y vivir la realidad de ser padres y darnos cuenta de que nuestro bebé es alérgico a los carritos de bebé.


www.laveradonna.es
© Andrey Bandurenko

Hace unos años, mi esposo y yo estábamos comiendo en uno de nuestros restaurantes japoneses favoritos, aún éramos novios, ni siquiera se avecinaban campanas de boda, pero sabíamos, que formar una familia era algo que queríamos que pasara.  Cuando ya empiezas a hacerte a la idea de que formar una familia es lo tuyo, pues es como cuando te vas a casar y ves vestidos de boda, antes no les prestabas atención, ahora te fijas en todos ellos y mucho. Con las familias pasa igual, comienzas a observar los comportamientos y actitudes de las que se van cruzando en tu vida.

Ese día, en aquel restaurante, llegaron dos familias con algunos minutos de diferencia.  La primera familia, era una familia occidental, moderna, conformada por ambos padres, abuelos, parejita joven de tíos, y una preciosa bebé.   Por supuesto, la bebé iba en su precioso cochecito, que se adaptaba a la mesa del comedor, para comodidad de los padres y delicia de los abuelos que babeaban al ver a la nieta. Sin embargo durante la comida, nadie cogió en brazos a la bebé, solo al finalizar y porque la pobre había demandado durante un buen rato (toda la comida), atención.   Se le meció, se le paseó por el restaurante, se le dió el biberón reglamentario.  Las chicas del restaurante que no son japonesas pero si de origen asiático, se ofrecieron amablemente a consolar a la bebé, pero "no fue necesario", allí habían muchos brazos que podían "empujar y mecer el carrito".

Hasta ese momento para nosotros no había nada raro, eso era lo normal, lo socialmente aceptado, lo que se acostumbra entre los padres modernos, para eso te esfuerzas, trabajas duro, y puedes permitirte un cochecito de última generación, pensado en los padres y diseñado para el bebé. ¿Cómo vais a sacar de allí al niño, con lo que ha costado el carrito y con lo bien que se está allí y lo bien que descansa la espalda y la madre?. Pero en ese momento, llego una segunda pareja, estos provenían de una etnia indígena. Por sus atuendos típicos probablemente su origen podría situarse en Bolivia, no estoy segura, da igual el origen, pero para los allí presentes marcaron una diferencia importante, esta madre llevaba a su bebé en un sencillo foulard atado a la espalda.

El segundo bebé, llego al restaurante dormido plácidamente, seguramente arrullado por el olor de su madre y el contoneo de esta al caminar. Con un diestro movimiento, cambió al bebé de posición para poder sentarse a la mesa, e inmediatamente el bebé se enganchó a su pecho.  Nunca lloró, comió y se durmió. Los dos bebés parecían tener la misma edad.

Ese día marcó un antes y un después en nuestra forma de pensar. Habíamos visto a muchos padres porteando con modernos accesorios, habíamos visto padres de diferentes etnias con su bebé "puesto", pero evidentemente nosotros habíamos crecido entre y con madres que paseaban sus lujosos y cómodos carritos, para nosotros unos padres modernos, esto era lo normal, el resto era extravagante, primitivo, tribal y hasta de hippies.

Ahora que soy madre, sé que dependiendo del tipo de madre que seas cada familia escogerá la mejor opción y mas cómoda para transportar a su bebé, pero mi visión respecto al porteo, cambió desde aquel día, porque entendí que era lo mas natural, lo mas práctico, sin juzgar ni criticar a quienes solo usan el carrito por las razones que sean, pero en ese momento decidí que cuando fuese madre iba a portear a mi bebé, pero también compraríamos un cochecito, porque evidentemente para nosotros era super necesario.


www.laveradonna.es
@laveradonna


Creo que esa misma lógica es utilizada por la mayoría de los padres modernos, compramos un cochecito, pero terminamos entendiendo que el porteo es una gran opción para las familias con bebés mas inquietos , que demandan constante atención o para los que no queremos separarnos mucho tiempo de ellos y darle todos los brazos y abrazos posibles.  Pero como dice el dicho "el que no sabe es como el que no ve", y hasta que no disfrutas del porteo, nos quedamos con la filosofía de que el carrito es lo máximo, por eso encabeza cualquier lista de compras de artículos para bebes, mientras que un foulard o una mochila suele ser algo "secundario, prescindible y algo que es mejor si me lo regalan". 

Exaltamos los múltiples beneficios del carrito como dejar allí dormido al bebé, que lo lleve cualquiera y dejando un rato de llevar al bebé en brazos, implica menos peso para la espalda, nos vemos monísimas de la muerte pudiendo llevar taconazo y todo el aparataje que implica salir con un bebé queda perfectamente organizado en te la pañalera y la cestita del carrito.  Nos quedamos con la imagen de las revistas y películas, olvidando por completo que solo vemos a modelos y actores con bebés prestados, a los que no tendrán que dar el pecho, acunar, abrazar, mimar, consentir, porque se rigen por un guión, si las escenas duran mucho tiempo, el recurso del carrito sirve para grabar largas escenas sin el bebé, un muñeco puede suplirle fácilmente y quedará oculto en el carrito, y cuando el bebé llora, su madre estará detrás de cámaras para consolar y satisfacer las necesidades de su bebé, pero esto no saldrá en la elegante foto o en la bonita publicidad con padres demasiado perfectos y vidas pulcras y extremadamente organizadas. Aunque si existen este tipo de padres, pero son muy pocos y no es lo mas habitual en una pareja de hoy en día que busca comodidad y practicidad.

Sin haber practicado el porteo, es muy dificil establecer una relación  entre el porteo y los beneficios que aporta al bebé,  la relación de este con sus padres y la deliciosa sensación de tener al bebé pegadito a tu pecho, sentir su olor, su calorcito, abrazarle a cada momento, que se duerma con solo moverte un poquito, poder hacer mil cosas con tu bebé siempre junto a ti, y si tiene un hermanito mayor, es aún mas útil, porque podrás hacerte cargo de ambos prestándoles toda tu mejor atención.

Aunque ese dia me quedó claro que portearía a mi bebé, no fue sino hasta que #MiniMoi tuvo 5 meses que compramos una mochila porta bebes.  Mi esposo insistía en que había que amortizar el cochecito, y eso solo se podía hacer usándolo, pero la verdad es que #MiniMoi nunca quiso ir en él. Lloraba con solo ponerle allí, a veces lo ponía dormido para poder comer, ducharme, ir al baño o tratar de que hiciese la siesta, pero por lo general por mas dormido que estuviera, siempre se despertaba al separarlo de mi cuerpo y comenzaba a llorar, asi que mi dia se me iba en acunar a mi bebé, no podía hacer nada mas que llevarle en brazos.

Mi casa tiene unas largas escaleras en la entrada, subir el carrito por allí implicaba desacoplar el capazo, subir al bebé, bajar por el chasis del cochecito, y este mismo proceso para cada salida con el bebé.  Si me iba a dar una vuelta para ejercitar, coger sol y aire fresco, había que repetir el proceso, pero solo unos metros después de haber salido de la casa, mi bebé comenzaba a llorar desesperado y el paseo que siempre trataba que durase de 30 min. a 1 hora, se convertía en un viajecito incómodo o inconcluso porque me agotaba y debíamos regresar, con el bebé en un brazo y empujando el cochecito vacio con el otro.  Llegaron las sugerencias varias, como "entretenerle", "dejarle llorar", "debéis acostumbrarle", "mecerle hasta que se duerma", pero la verdad, es que yo nunca he tenido corazón para dejar llorar a mi bebé, así que apenas lloraba veía si estaba incómodo, si podía darle algo para entretenerle, pero cada vez era mas obvio que lo que él quería era ir en brazos de mamá.

Un buen día me harté y comencé a guardar el carrito en el maletero de mi coche. Adiós subir  bajar el cochecito de casa,  pero no podía ir a andar con el bebé en brazos, era agotador.  Ir al médico así, valía, está cerquita de casa pero pasear  es otra cosa, era definitivo, necesitaba hacerme con una buena mochila y  portear a mi bebé.

Una vez decidimos portear, elegimos una marca "ergonómica", y si, las mochilas porta bebés buenas suelen ser caras, pero nunca tanto como un carrito de ultima generación, que dependiendo del tipo de bebé que tengas puede que no llegues a utilizar.  Por eso siempre recomiendo a aquellos que hacéis lista de nacimientos, baby showers o pedís a los amigos que os regalen un articulo determinado, que no pidáis una mochila porta bebés como regalo, salvo que la persona o grupo que os la vaya a regalar esté en condiciones económicas de asumir el regalo basado en modelo y talla indicado por vosotros, porque si no, os regalaran alguno que puede ser de una marca reconocida pero no ergonómico y terminaréis con la típica mochila colgona, con el bebé descansando el peso sobre su cadera, viendo hacia adelante, sobre estimulado y dejandole como regalo de sus primeros pasos en la vida una displasia de cadera a corto o largo plazo.

Antes de elegir modelo y marca, asesorarse es fundamental. Antes de ir a una gran superficie y comprar cualquier marca reconocida, mejor ir al negocio especializado en porteo, pequeño o grande, si es pequeño mejor porque suelen estar atendidos por asesoras de porteo y muchas de ellas son madres que han probado todas las mochilas que venden y te dirán los pro y los contra de cada una, las podrás probar, verás circulando por el negocio a otras madres "con sus bebés puestos", y te aclararán muchas dudas, y otras dudas te surgirán al momento, permitiéndote tomar la mejor decisión.  En los grandes almacenes te atenderá un vendedor, que quiere quedarse con la comisión pero por lo general no tendrá la mas mínima idea de lo que es portear a un bebé, solo estará informado de las virtudes que ofrece el proveedor y su trabajo se limita a darte esa información.

Nosotros no acertamos al 100% con nuestra elección, cometimos el error de ir a una gran superficie, eramos novatos, desconocíamos casi todo del porteo, llegamos guiados por la necesidad de tener las manos libres, mientras hacíamos cosas en casa, de no tener que salir empujando el carrito y llevar al mismo tiempo al bebé en brazos, nos habíamos quedado con la publicidad, habíamos visitado algunos blogs que hablaran del porteo, ninguna de estas marcas que ahora sé que son las mejores, estaban en venta en los grandes almacenes, pero si otras muchas de las que si se hablaban en blogs, algunos con post publicitarios, y a mi esposo solo le daba tranquilidad adquirirlo en uno de estos sitios, por la garantía, porque eran conocidos, porque siempre compramos allí, etc. Ahora sé que fue un error. 

Elegimos el Stokke MyCarrier, que si bien es super práctico porque lo podemos utilizar ambos y se regula fácilmente, yo soy muy bajita y #papáGenial por el contrario, es alto. Tiene un corte que llega a la cintura y te deja libertad de movimiento, yo tengo caderas anchas y me encanta bailar, asi que la libertad de movimientos y la comodidad nos convencieron, hacer zumba con esta mochila es ideal.  Hasta los 10-12 meses del bebé si este es grande, es perfectamente ergonómico porque el tamaño del puente que sujeta las piernas es suficiente para que el bebé vaya en posición de ranita, pero creo que está pensado para que después de este tiempo , seguramente por ser una marca nórdica y allí los bebés son grandes, lleves a tu bebé en la espalda, porque el accesorio para la espalda es mucho mas ancho y hasta los 4 años el bebé va cómodo con las rodillas a mayor altura que el culete.   Pero el gran fallo, desde mi punto de vista, es que un bebé de un año, todavía quiere dormirse en el pecho de mamá, quiere la tetica, y si, lo puedes llevar en tu pecho si aguantas bien el peso, pero al ser el puente angosto, puede que le moleste en las piernas. También tiene la opción de llevar al bebé de frente, pero esto es un despropósito que te venden como un plus pero que en realidad lo que te brinda es incomodidad para el bebé y sobre estimulación, asi que esta opción venga de la marca que venga, descártala.

Esta mochila no es una colgona (es cuando el bebé queda colgando de su cadera lesionando sus genitales y produciéndose problemas de displasia a corto y largo plazo), aunque muchos opinan que sí.  Pero para niños con piernas muy largas o gorditas puede que les llegue  molestar. Si vas a portear poco tiempo, porque no aguantas mucho peso en la espalda, solo lo quieres por una temporada o estáis seguros de que cuando vuestro bebé comience a andar ya no querrá ser porteado, es una excelente opción, pero si tu idea es portear y portear, lo mejor investigar y no dejarse llevar por la publicidad de las grandes marcas, olvidarse de los grandes almacenes, y pedir ayuda a una asesora de porteo, os hablará de ergonómica para vuestro bebé, marcas, formas de porteo, nudos en caso de elegir un foulard, te explicará por qué los bebes no deben ir viendo hacia delante, te contará de la sobre estimulación y os dará información muy valiosa para cuidar la espalada y cadera de vuestro bebé.

Ser padres modernos y el porteo es totalmente compatible.  Los tiempos han cambiado, estamos volviendo a lo natural, a lo que es mejor, a lo que ancestralmente ha hecho el ser humano.  Dentro de un mes, si Dios quiere tendremos en nuestros brazos a nuestro segundo bebé, y desde el minuto cero, sabemos que portearemos, me han regalado un foulard pre anudado de la marca Caboo, que podré utilizar desde el nacimiento hasta los 10 kilos, podremos utilizar nuestro antigua mochila en la espalda para llevar a #MiniMoi cuando se canse, me han ofrecido una mochila Manduca, que es de las mejores para portear y 100% ergonómica, y tendré las manos libres para seguir jugando con mi bebé mayor sin necesidad de separarme de mi chiquitina, poder darle el pecho a demanda de forma discreta y accesible llevando la ropa de lactancia adecuada. 

Atrévete a portear, descubre sus beneficios. Si no estáis convencidos pídele a algunos amigos que os presten sus mochilas, investiga, pregunta, asesórate, asiste a un taller de porteo, portea  a los hijos de tus amigos para probar las mochilas y foulares, realiza la mejor inversión en tranquilidad y seguridad para tu bebé, ¡ponte a tu bebé!




Comentarios

  1. La Caboo es la mejor!! Te va a encantar en cuanto la pruebes. Yo la usé con el pequeño y es maravillosa, de verdad, la mejor experiencia de porteo que he tenido. Y mi bebé era prematuro, apenas pesaba 2 kg. cuando salimos de Neonatos y la pude usar desde el primer día.
    La Manduca la usé con el mayor y un poco con el pequeño (cuando se hizo grande para la Caboo). La verdad, sé que dicen que es la mejor, pero a mí no me resultó tan cómoda como el fular. A mis hijos tampoco les llegó a gustar del todo. El pequeño, de hecho, al mes de usarla, mostró clarísimo que no le gustaba nada y pasó a la silla de paseo. Le gustaba más, qué se le va a hacer ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me hace ilusión utilizarla, sobre todo porque me la regalaron unos muy buenos amigos y ha sido el primer regalo que recibió mi #PetitPois. La manduca no la he probado, me la dejará una amiga, pero como voy a empezaar con la Caboo y tengo la otra no hay prisa. Lo de la sillita, ya ves nos pasa lo contrario, el mio es totalmente alérgico, mi esposo flipa cada vez que ve un niño que se sube por voluntad propia y sin llorar a un carrito. Tienes una gran ventaja en que les guste, porque es un descanso, portear es genial pero por ejemplo cuando se sale con amigos a comer viene bien que si se duermen ponerlos allí a descansar. #MiniMoi hace meses que tampoco quiere la mochila, pero creemos que cuando vea a la hermanita siendo porteada el tambien se va a animar, pero le tocaría al papi en la posición de espalda.. A ver que tal nos va!

      Eliminar
  2. Amiga! ojalá tengas una buena experiencia de porteo con la Caboo y puedas amamantar a tu #PetitPois a la vez que la llevas junto a ti y tienes las manos libres para #MiniMoi. En mi caso la verdad es que he usado el carrito más que la mochila. Mi mochila es la Babybjorn One, es muy buena, ergonómica, tiene varias posiciones, vale para bebés desde 0 a 3 años. Pero es cierto que eché mucho en falta poder amamantar a mi bebé mientras lo porteaba. Él, al verse tan cerquita de mis pechos, se enfadaba frustrado porque no tenía acceso a ellos, así que terminaba quitándome la mochila y cogiéndolo en brazos para darle el pecho. Por eso creo que la Caboo es una buena opción para cuando están más pequeñines y lo único que quieren es el pecho a cualquier hora. Ahora, que mi bebé está grande (más de tamaño y peso que de edad) me gusta portearlo, pero como tengo problemas en la espalda termino molida, y eso que esta mochila tiene muy buen soporte para la espalda y el peso se distribuye en mis caderas. Así que al final uso más el carrito porque gracias a Dios él nunca ha tenido esa alergia al carrito. Por el contrario, lo disfruta porque una de las cosas que más le gusta desde que era muy pequeño, es mirar los árboles y los techos de todos los lugares a donde va, así que estando en el carrito puede ver bien el panorama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con la Caboo estoy encantada, aun no la he usado pero no he recibido sino excelentes criticas, ademas que diste en el clavo porque tiene esa posición de tumbadita como si fuese en brazos para los primeros días, que dicen es mejor para su espalda. Muchas gracias Ha sido un super regalo Love U!!!!...Yo de la Baby Bjorn tambien he escuchado cosas muy buenas de hecho a mi me encantaba, pero mi tamaño fue el handycap, porque creo que como muchos productos nordicos son ideales para gente alta, para los papas que suelen ser mas gandes es ideal, por eso creo que es de las preferidas de los papis que portean. Mi amiga Z, amamanta con la Baby Bjorn, no la he visto pero me dijo que lo hizo con su primera bebé, ahora con la segunda está como tú, porteo y carrito, y la bebé en su caso no es como los nuestros, esta es dormilona, y se queda feliz en el carrito. Yo a ambas cosas les veo el beneficio, de hecho mejor el carrito que llevarlo "colgado" viendo hacia el frente, que los sobre estimula o los pone muy nerviosos. El problema con nosotros es que #MiniMoi solo le encontró pegas al carrito para desilusión de su padre que aun lo resiente jejejeje, pero porque se acuerda de lo que gastó, a decir verdad era el primero que quería portear a nuestro bebé na vez nos hicimos con una mochila y se enfadaba si lo llevaba yo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vestidos para las BBC de embarazo y lactancia

A tu mujer se le ven las tetas!!!!!