El buying social hacia los niños


Mucho se habla a diario del bullying escolar y sus consecuencias, pero se nos olvida también otra clase de bullying y es el bullying social, que si bien aplica a niños y adultos hoy quiero hablar del que afecta a los más débiles e inocentes de nuestra sociedad, "los niños".

Este fin de semana me he enterado a través del Facebook, que una tal Laura Caballero, escribió un tweet donde mostraba la fotografía (no autorizada) de una madre con su bebita viajando al frente de ella en el tren de media distancia, en el texto se quejaba del "panorama" que le esperaba durante las próximas 4 horas de viaje.  El tweet que fue borrado, tuvo su aluvión de criticas detractoras y en favor de las madres, y por supuesto otras muchas en apoyo de quien resultó ser la guionista de "Aquí no hay quien viva".

Se entiende perfectamente que una persona no desee tener hijos, pero así como ella no es repudiada por su decisión ¿por qué ella si puede hacerle lo contrario a la madre, y al bebé?.  A veces me pregunto, ¿de verdad estos individuos que no personas creen que nunca fueron niños?, ¿Qué pensarían si sus madres les dijeran que cuando ellos eran pequeños ella fue segregada de toda situación social cotidiana y sus hijos tratados como meras molestias sociales?.  Yendo mas lejos, ¿creen que si en este mundo dejan de nacer niños su seguridad social se pagará sola, tendrán médicos, enfermeros y otros muchos profesionales a su servicio que los atiendan en su no tan lejana vejez?


© vkara - Fotolia.com


Muchas de mis amigas no quieren ser madres, sus razones son diversas pero la conclusión es la misma, y no por eso han dejado de visitarme, saludarme, y cuando por fin logramos coincidir y quedar, les pregunto si quieren que lleve a mi peque, y ellas siempre están encantadas, aunque del grupo la única mamá sea yo. También hay ocasiones en que decidimos salir solo chicas, y entonces el peque se queda en casa con papá, yo no le impongo a mi hijo a nadie, pero todos respetan cuando estoy con él.

Tengo otras dos parejas de amigos que también decidieron no ser padres, pues ellos se lo montan para solucionar su falta de interés por los niños, unos van al cine de mediodía de un cine que ya han estudiado, y saben que allí a esa hora no encuentran niños, las salas están bastante solas y para ellos es genial porque no les gusta la idea de ver una peli con niños, pero se mueven ellos, que son los que no aceptan a los peques, no recriminan a los padres. Mis otros amigos, lo solucionan con salidas nocturnas, siempre cae algún niño en las reuniones, pero los padres normalmente nos marchamos temprano, los niños se cansan y los padres no podemos mas, y ellos se quedan felices y no se ha discriminado a nadie, todos han estado de acuerdo en el procedimiento.

Vivimos en una sociedad donde se habla mucho de los derechos de los niños, pero en la práctica no hay quien realmente los regule y los haga cumplir. Nuestros niños sufren de un constante bullying social y este es indefectiblemente proyectado hacia sus padres. Lo que ha hecho esta mujer con su triste comentario en el twitter es bullying social, si el comentario hubiese estado acompañado por la fotografía de un negro, indio, chino, albino, musulmán, judío, hare krishna, enano, gigante, cualquier otra combinación o incluso de alguien portando la camisa de algún equipo deportivo o alguna bandera de una comunidad autónoma los pronunciamientos no se hubiesen hecho esperar, tendríamos el caso en la tele, a Mariló Montero con sus tarugadas, Ana Rosa y su amarillismo, y hasta una Belén Esteban diciendo que por su hija mata, mas una semana de circo mediático que no solucionaría nada, pero se hablaría del tema porque a alguien le habrá indignado.

Pero cuando se trata de vejación o maltrato a los niños, no hay un consenso en la opinión pública, todo el mundo opina como debe ser criado un niño, la mayoría cree que son molestos, y el resto asiente cómplice el comentario, incluso muchos que son padres.  Si es durante una reunión de la guarde no faltará quien critique la falta de "mano dura" de los que criamos con apego, si es durante un viaje, las caras de terror al ver que toca al lado de una familia es de impacto, así la pobre criatura ni se mueva durante el viaje, en los restaurantes, algunos piden  "por favor" a los abuelos no consentir a los nietos, otros piden cambiar de mesa "a la familia", porque evidentemente los que están en su derecho son "ellos", que no tienen hijos, han ido solos, o ya sus hijos dejaron atrás la primera y segunda infancia, o si denuncias un vídeo de maltrato infantil en Facebook te dicen que "no incumple sus políticas", así se trate de unos padres golpeando salvajemente a su recién nacido (aunque la respuesta será la misma mientras sea un niño de cualquier edad) y no hablemos de los cientos o miles que compartirán el videíto en cuestión de minutos, ¿por morbo o seguimos hablando de falta de empatía e irrespeto a los infantes?, y así podría seguir citando ejemplos, y entonces no hay mas que decir para ser conscientes de que claramente estamos ante un caso endémico de bullying social, en el que de forma intencionada no se permite a alguien "pertenecer" a un grupo al ser incluido.

Y es que cuando se tienen hijos, los padres, pasan a ser los grandes olvidados, nadie sigue sus propuestas, todo lo que se diga a favor de los niños parece excesivo e innecesario porque "en mis tiempos...", y por eso seguimos siendo una sociedad retrograda que no piensa en los niños que son nuestro presente y nuestro futuro.

Estamos frente a una sociedad en la que los niños no tienen derecho a opinar, y sus padres, tampoco, así, son criticados los padres que se reducen la jornada, los que crían con apego, con empatía, con respeto,  los que no aceptan ese ascenso porque quiere estar mas tiempo en familia, o directamente no son ascendidos por ser padres, aunque acumulasen méritos, o la mujer que es despedida por cambiar su "situación" a la de madre, o los padres que son sacados de la habitación cuando la enfermera tiene que pinchar y sacar sangre, negando los derechos de los niños como paciente.  Los derechos de los niños a protección, salud, estar siempre con sus padres y pasar tiempo de calidad con ellos, sencillamente son vulnerados y violentados todos los días.

Y así nuestros niños son excluidos a diario, en el metro, es nada mas entrar una madre con un carro, y ver las miradas de incomodidad del resto de los pasajero, ver a un madre en el autobús porteando su bebe y que nadie le ofrezca un asiento, la seguridad del niño no importa, la de la madre tampoco. Y mas vale que el niño no llore, o veremos a la madre victima de todas las miradas acusadoras y de cállalo ya, y bajándose en una frenética huida del colectivo acusador en la siguiente parada aunque la suya estuviese diez mas adelante. El problema, my friends, no es el niño, el problema es la desidia y la falta de empatia con el prójimo.

Si es en verano, están los típicos que me pregunto cuando se compraran su propia playa, porque no quieren que los niños correteen, los salpiquen de arena, les ensucien las toallas, o les llenen de agua cuando han salido del mar. La solución es sencilla, no es el niño el que debe irse de la playa o los padres regañarles porque sus hijos son "malcriados", no, si tanto te molesta ve a una playa poco concurrida, a una playa privada, y problema resuelto, el problema lo tienes tu, no el niño que está viviendo su etapa feliz, que hace cosas de niños, y no tiene por que saber cuales son tus traumas, complejos y pajas mentales ¿o es que ya no recuerdas cuando eras niño?. Porque habrá casos aislados de niños mas inquietos, pero generalmente se quejan los mismos que les molesta los que les acaban de tirar el helado encima mientras corrían, como el bebé que llora a cien metros en sus cunita de playa. El problema no es el niño, el problema es tu poco presupuesto (que no te puedes permitir irte al Caribe) y tu falta de cordura, empatía y paciencia.

Si de restaurantes se trata, están los que aspiran a que los niños se comporten como adultos, con las servilletas bien puestas y hasta que utilicen los cubiertos. Siento deciros que los niños aprenden rápido, pero a su tiempo, y hasta que llegue esa etapa, reirán a carcajadas, dejaran caer los cubiertos, ensuciaran la blanca manteleria, y la solución, no está en prohibir la entrada de familias con niños  a los restaurantes, está en preparar menús infantiles, disponer de áreas adaptadas para que los niños jueguen y no se aburran. Un niño aburrido llorará pronto y durante mas tiempo, con un niño entretenido, puede que ni te enteres de que estaba allí. El problema no es el niño, es el restaurante que no estudió su público objetivo. El problema es el comensal que pretende vivir en un absurdo mundo de gente ¿adulta?.

Luchemos contra el bullying, protejamos la infancia, protejamos los derechos de los niños, denunciemos toda actitud de segregación que si son molestas, indignantes y denunciables cuando se aplican a las minorias sociales, también lo son cuando se trata de nuestros hijos. 





La vero donna

Comentarios

  1. Palabras muy sabias Vero, mucho. El respeto hacia los que deciden no ser padres ha de ser recíproco, y por extension a nosotros, a nuestros hijos.
    No voy a hablar de la tipa esta, todo queda dicho. Pero como nunca vi su serie, tampoco iba a perderme mucho haciéndole el vacío, bastante con reprobarla públicamente...
    Y toda la razón con el bullying social con el que somete a los niños, que nos demos cuenta de que no solo se trata del colegio, si no del entorno por completo.
    Gran post ingeniera....
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias doctora!!! jajaja.
      La verdad que los niños de hoy viven en una situación desesperada, porque antes había desconocimiento y eso justificaba que no se hiciesen las cosas con la rapidez necesaria, pero ¿hoy en dia que?, este mundo en general no desea niños, son una realidad incómoda y eso a los que si amamos a nuestros hijos nos hace mucho daño.

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón. Igual que Vanesa, no voy a hablar de lo de esta chica, que ya se ha retratado solita en Twitter. Yo también creo que la sociedad en general debe revisar sus actitudes frente a los niños y a los padres. Y los políticos empezar a pensar en las familias de verdad y no sólo para que quede bonito en los discursos, sino cambiando de verdad las cosas. Mientras los padres/madres con horario reducido sigan siendo los mal vistos de la oficina, mientras las madres que se quedan en casa sean consideradas unas marujas de vida vacía, mientras se considere que los niños deben hacer muchos deberes y muchas extraescolares y no pasar casi tiempo con sus padres porque tienen que trabajar de sol a sol, mientras se mire mal a las mujeres que dan el pecho a sus hijos más allá de los 4 meses o a las que duermen con sus hijos o a las que viajan con ellos en el transporte público etc. etc. no tendremos una sociedad sana, respetuosa y empática. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, lo puedes decir mas alto pero no mas claro!
      Ojalá todos pensáramos en la misma linea de lo que dices, este mundo seria mucho mas respetuoso, pero ya sabes cada quien se mira el ombligo y lo que es cómodo y resultón, mientras tengamos políticos viejos en años y mentes, una sociedad hedonista y egoísta y no entendamos que los placeres de la vida no tiene porque estar peleados con las responsabilidades, tristemente seguiremos en lo mismo. Besitos guapa"

      Eliminar
  3. Lamentable pero así va nuestra sociedad, sorprendente la cara que te ponen a veces cuando ven que te sientas cerca con una niña pequeña ya sea en el tren, bus o avión, yo trato de que siempre la niña este entretenida pero si esta inquieta y llora por la razón que fuera me enfoco en que este bien y dejo de preocuparme de que dirán los demás , porque es tanto el acoso que uno siente que sin querer podria caer en el juego de que la niña se comporte como "adulto" o robot y eso es lo que quiero evitar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo haces de maravilla Eli. En diciembre volé sola durante 12 horas con mi bebe de 17 meses, la gente que me veía con el arrugaban la vara y comentaban lo malo que iba a ser el vuelo, afortunadamente mi peque y las otras tres bebes que volaban alrededor de nosotros se portaron de maravilla y le dieron una lección a todo el mundo, pero vamos que yo iba preparada a todo, desde que llorara las doce horas hasta a terminar llorando yo de desesperación, la gente mete mucha presión a los padres y si no la sabemos manejar es fácil estallar.

      Eliminar
  4. Ay, cuanta razón.. Tenemos que respetar la opción de las personas que no quieren tener hijos, y ese respeto implica mantener sus espacios vitalies "libres de niños"... Y es que el truco es precisamente como dices, adaptar los ambientes para que las criaturas se aburran menos, en un viaje, hay poco más que puedas hacer además de tener al peque encima tuyo (no tienen ni asiento asignado) durante HORAS... ¿Qué se esperan? Muy triste, y es cierto que es acoso social, y contastante, yo en el autobús he tenido una pelea con una mujer poque mi hija de un año y poco estaba CANTANDO y a la mujer le molestaba y no paraba de hacela callar... de verguenza :/ En mi blog he puesto un carnaval de post para que se apunten todas las que hemos escrito sobre esto, me encantaría que vinieras a poner tu enlace http://lanavedelbebe.com/adultocentrismo-y-ninofobia/
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Annabel por allí estare!

      Que mujer mas caradura y ridícula! Te cuento que cuando viajé en navidades a Panamá, insistí en usar al menos un dia el transporte público para ver como funcionaba y que mis padres que viajan alli con frecuencia aprendieran a utilizarlo. Mi hermano que venia en contra de su voluntad, paso todo el trayecto haciendo Shhhhhh! porque mi hijo de 17 meses hacia ruiditos de bebé, ademas que en Madrid nunca subimos a autobuses porque vivimos en las afueras, te imaginaras la emoción. En una le dije, mira, te vas a desinflar, porque él es un bebé y hace cosas de bebé y el que no lo entienda lo siento, pero esto no molesta a nadie salvo que sea muy corto de mente. En todo caso el autobús es público, vete en taxi (aunque en Panamá los taxis son colectivos). Hay gente que se le olvida que fue niño alguna vez, y lo ruidosos que fueron cuando bebes y nadie les dijo nada ni traumó su infancia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vestidos para las BBC de embarazo y lactancia

A tu mujer se le ven las tetas!!!!!